Nuncá será tarde para iniciar acciones de prevención y reducción de riesgos.

(Prefacio del reporte final del proyecto RADIUS caso Tijuana)

Hay un principio que dice " Ignora el problema y quizá desaparezca". Si esto se aplica al problema que tendrá que enfrentar la ciudadanía de Tijuana cuando experimente movimientos del terreno producidos por un terremoto de magnitud de intermedia a mayor a distancias cercanas, el problema se puede asegurar no desaparecerá. El haberlo ignorado agravará sus efectos, quiza a un grado que sea extremadamente difícil reponerse aún para alcanzar las condiciones de desarrollo logrado al momento de la ocurrencia del terremoto.

Lo que el conocimiento actual apunta en este aspecto es que, en el pasado reciente, y de eso se tienen evidencias tangibles, en varias de las fallas geológicas que circundan la Ciudad, terremotos mayores han ocurrido y la probabilidad de que se repitan existe. ¿Cuando ocurrirá? al momento no se puede argumentar nada, ¿de que magnitud será ? es posible mencionar que de la magnitud suficiente para que en caso de no realizar acciones adecuadas, causar pérdidas de vida y daños materiales importantes, que retrasarán el desarrollo social alcanzado hasta ahora.

Otro razonamiento puede ser que la generación que actualmente conduce las decisiones y por lo tanto el destino de Tijuana quizá no le tocará vivirlo y por lo tanto sea más cómodo solo heredarlo. Esta decisión no será en ningún momento agradecida por las generaciones futuras.

Lo que seguramente si agradecerán es el hecho de haber identificado el problema (tardíamente, dado el grado de crecimiento de la Ciudad) y más importante, haber iniciado esfuerzos y acciones encaminados a evitar que se siga creando riesgo y a reducir el ya existente.

Debe quedar claro que la tarea es muy grande y no será lograda por una persona ó grupo de personas, una Institución, el Gobierno o los "expertos en la materia", sino que la tarea debe ser de todos y los aciertos serán mayores en la medida que la participación propositiva sea aumentada.

No permitamos que la ignorancia, deshonestidad e incompetencia prevalezcan sobre la seguridad de toda la comunidad de Tijuana. Cualquier mejoramiento en nuestras leyes, reglamentos, normas, organización, conocimiento del problema y comportamiento humano será recompensado el día que llegue la ‘auditoría natural’; ese día sabremos si construímos adecuadamente, si se hicieron los estudios correctos (con conocimiento y ética profesional), si estamos preparados para enfrentar en el corto plazo la prueba y recuperarnos en el menor tiempo posible.

Este documento da a conocer el inicio de un esfuerzo llamado Iniciativa RADIUS a nivel mundial y, localmente a través de la autoridad, instituciones y ciudadanía. El Plan de Acción creado es de ‘puertas abiertas’ y representa la oportunidad de contribuír a la seguridad de Tijuana, toda aportación o adhesión al esfuerzo siempre será fructífero.

 

 

Luis Humberto Mendoza Garcilazo- Km 107 Carr. Tij-Ens. Tel. (6) 1750564

Investigador de la División Ciencias de la Tierra, Depto. Sismología, CICESE

Asesor en Riesgos Geológicos, de la Dirección Municipal de Protección Civil y

Coordinador técnico local del Proyecto

RADIUS caso Tijuana.